fbpx

Verdades que nos duelen como cristianos

Verdades que nos duelen como cristianos

Mientras pensábamos en este post venían muchas cosas a nuestra mente y de paso a nuestro corazón, pero parte de nuestro proceso es tener presente verdades que nos duelen como cristianos pero con un fin importante y es crecer en Él.

No es para darnos golpes de pecho, pero el enemigo siempre juega sucio y querrá desacreditar la iglesia para destruir su credibilidad e integridad y muchas veces hasta los mismos de la casa son usados para cumplir su macabra causa.

También te recomendamos leer estos recursos gratis que apoyarán muchísimo tu crecimiento:

Verdades que nos duelen como cristianos

1. Incoherencia fugaz:

Cuando encontramos cristianos cuya vida no es coherente con la palabra de Dios y después desfilan frente a las personas no creyentes, por consiguiente, la iglesia queda como un lugar falso, alejando a muchos de la libertad de Jesús.

2. Sentido de Impotencia:

Cuando después de compartir por mucho tiempo a Jesús a alguien, esa persona conoce a Dios, pero más adelante decide apartarse y nosotros con un fuerte dolor en el corazón.

3. Piedra al blanco incorrecto:

Cuando muchos cristianos se preocupan por estar tirando piedras a otros creyentes, en lugar de ayudarlos a levantar los brazos y ser un ejemplo de Jesús en la tierra.

Debemos seguir firmes y permanecer en contra del enemigo callando a los críticos llevando una vida santa, que inspire a los demás a seguir los pasos de Jesús.

¿Qué otra verdad toca las fibras de tu corazón?

.

Tenemos un material especial para ti, que hemos creado para que tu ministerio tenga un increíble crecimiento, da click en el siguiente botón si deseas saber más.

.

.

¿Conoces a alguien que le sea útil este recurso? ¡Compártelo!

Facebook
WhatsApp

Sácale el jugo a otros de nuestros recursos:

1 comentario en “Verdades que nos duelen como cristianos”

  1. Emily Morales

    Gracias por materiales tan valiosos. Soy Líder de niños en Panamá.Dios bendiga su hermosa labor y ministerio, que el Señor derrame bendiciones al mil por uno sobre ustedes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *